Programa “C.R.E.O Adultos 2018”: Más de 40 alumnos ya están certificados

El jueves 23 de agosto se realizó la ceremonia de certificación de 20 privados de libertad capacitados en oficio en Instalaciones Eléctricas y otros 23 capacitados como Soldadores. Los cursos implementados bajo el programa “C.R.E.O Adultos 2018” cuentan con el apoyo del Ministerio del Trabajo y Previsión Social y Gendarmería de Chile, y tienen como objetivo entregarles a aquellas personas que hayan delinquido las herramientas necesarias para una futura inserción social.

El proceso contempla 3 meses de capacitación en la que a través de un exigente programa los alumnos son formados técnicamente en diversos oficios asociados al rubro de la construcción (soldador, instalaciones eléctricas y administración de bodega), así como también en habilidades blandas y competencias laborales. El programa contempla una práctica laboral de 10 días en empresas colaboradoras de Paternitas, por lo que los graduados ya se encuentran pronto a ejercer lo que aprendieron.

Para el Padre Nicolás Vial, fundador de Paternitas con más de 30 años al interior de diferentes recintos penales, la inclusión es la clave de la seguridad ciudadana. Para él “si la sociedad no entiende la importancia que tiene el acompañar, dar oportunidades y creer en el cambio; nuestro país seguirá siendo inseguro”.

¡Feliz Navidad les desea Fundación Paternitas!

Al terminar el año 2017 queremos expresar con mucha sinceridad nuestros agradecimientos a todos los socios, amigos y colaboradores que han hecho posible el trabajo para las más de 900 familias que se han atendido en distintas formas según sus necesidades y requerimientos.

El sacrificio de ustedes, la bondad y la generosidad lo hicieron posible. Paternitas es un milagro de Dios, un resplandor del cielo, un impulso del Espíritu, un bálsamo para curar las heridas y los agobios del corazón.

La “Palabra se hizo Carne y habitó” entre los privados de libertad, en los enfermos, en los que tienen hambre, en los que carecen de justicia, en los atribulados, en los desprotegidos, en los excluidos, en los maltratados y desamparados. Sin Usted; sin su cercanía y comprensión, sin su generosidad y donación de sí nada podemos hacer.

Navidad es para ellos su mano extendida, ocasión de oportunidades y esperanza. Navidad es para Usted el don de la misericordia y la riqueza del amor de Dios que le abraza y bendice sin límites.

 

Padre Nicolás Vial

Presidente y Fundador

Fundación Paternitas

Intermediación, Inserción y seguimiento laboral para la Reinserción Social

Hasta la fecha podemos decir con orgullo que estamos trabajando con alrededor de 20 empresas. Ellas han manifestado su compromiso con nosotros y con nuestros beneficiarios. Se han convertido en el actor principal para el cambio de su conducta, porque no sólo proporcionan los cupos de trabajo, también sienten la responsabilidad de enseñarles valores importantes para el logro de una efectiva reinserción laboral.

 

 

Hace 2 años toqué la puerta de la Fundación Paternitas, con el propósito de entregarles a jóvenes herramientas comunicacionales necesarias para su proceso de reinserción social. Cada jueves me recibía un grupo de beneficiarios, a quienes les enseñé a comunicarse mejor, hacer un CV y a tener una correcta presentación personal, sobre todo en una entrevista de trabajo. Hasta que un jueves, me propusieron uno de los desafíos más grandes en mi historia profesional: Hacerme cargo de la Gestión Laboral de la Fundación Paternitas, que implicaba intermediar e insertar laboralmente a 150 usuarios que serían capacitados como Instalador Eléctrico, Soldador y Asistente Administrativo Mención Bodega y a cerca de 120 jóvenes que recibirían instrucción en gastronomía.

Mi trabajo está dividido en tres etapas; Intermediación, Inserción y Seguimiento Laboral. La intermediación consiste básicamente en salir a terreno, contactar a las empresas de los rubros ya nombrados y conseguir la mayor cantidad de cupos laborales posibles para nuestros beneficiarios.

Posteriormente, comienza la etapa de colocación laboral. En esta fase, el equipo decide dónde trabajará el beneficiario, dependiendo de su lugar de residencia y logro alcanzado. También tramitamos toda la documentación necesaria que requiere el empleador. Hasta que finalmente llega el día más esperado por ellos: empezar a trabajar.
Por último, la fase de seguimiento laboral, consiste en mantener contacto permanente con el empleador y beneficiario y una vez al mes, realizar una Evaluación de Desempeño, con el propósito de comprobar el grado de compromiso y cumplimiento del usuario, respecto a los objetivos propuestos. Para ello, se conversa con el empleador directo del usuario y se evalúan inconvenientes que pudieran estar sucediendo, con la finalidad de disminuir la deserción laboral.

Hasta la fecha podemos decir con orgullo que estamos trabajando con alrededor de 20 empresas. Ellas han manifestado su compromiso con nosotros y con nuestros beneficiarios. Se han convertido en el actor principal para el cambio de su conducta, porque no sólo proporcionan los cupos de trabajo, también sienten la responsabilidad de enseñarles valores importantes para el logro de una efectiva reinserción laboral.

Aún nos queda meta por cumplir. A la fecha tenemos alrededor de un 50% de beneficiarios insertados. Confío en que van a llegar nuevas oportunidades laborales y que todos nuestros usuarios contarán con un trabajo digno este 2017.

 

Mariella Fabbri
Encargada de gestión Laboral
Fundación Paternitas

Nuestros desafíos en programa de inserción de adultos 2017

Hasta el año pasado, nuestra experiencia estaba centrada en el trabajo con hombres cumpliendo condena en el sistema de cumplimiento penal cerrado, sin embargo este año tuvimos el desafío de integrar en el mismo proyecto a hombres que cumplían su condena en el sistema abierto y el sistema postpenitenciario ¿Cómo vivimos este proceso? ¿Qué aprendimos de esto? Soledad Ilabaca, líder del programa nos cuenta.

 

Quisiera comenzar señalando que nuestro programa tiene 3 hitos importantes a saber, la etapa de Selección de los beneficiarios, la etapa de Capacitación y la etapa de Inserción laboral y su seguimiento post inserción; contando todas ellas con el Acompañamiento psicosocial transversal.

Hasta el año pasado, nuestra experiencia estaba centrada en el trabajo con hombres cumpliendo condena en el sistema de cumplimiento penal cerrado (en reclusión), sin embargo este año tuvimos el desafío de integrar en el mismo proyecto a hombres que cumplían su condena en el sistema abierto (con medidas alternativas a la reclusión) y el sistema postpenitenciario (que cumplían en libertad condicional). Así nos embarcamos en este desafío con la esperanza de aprender a conocer el funcionamiento del sistema abierto y  postpenitenciario y sus respectivos usuarios, estableciendo las mismas metas que años anteriores para todos los perfiles de beneficiarios.

Y este desafío fue asumido no sólo por Fundación Paternitas y nuestro nuevo equipo técnico, sino por varias instituciones: Regional de Gendarmería en sus 3 modalidades de cumplimiento de condena y sus equipos técnicos asociados a cada uno, la Otec Romanos Capacita y los mismos usuarios junto a sus familias.  Para ello fue decisiva la superación del temor a través de la confianza de los caminos ya recorridos y trabajo previo, que junto al gusto por el aprendizaje y el logro, se transformaron en factores determinantes para avanzar en medio de la incertidumbre.

La confianza, la cooperación y la alegría permiten ajustar siempre nuestra postura durante el camino hacia un logro, nos da la plasticidad necesaria para readaptarnos momento a momento; permite movernos a pesar del miedo y sobrepasarlo desde el deseo. De modo contrario, podemos quedarnos estancados en el temor paralizante y con ello aumentar los sentimientos tan conocidos en este contexto: la impotencia, la alta frustración, la desconfianza, la separación, la exclusión y los temores en el fondo de todo esto.

Quisiera compartir el hecho de que el mismo desafío asumido nos hace volcarnos a maneras más eficientes de funcionamiento, y este año el programa se ha ido convirtiendo en su estructura en un ejercicio de integración. Dentro de la etapa de selección, cada sistema de cumplimiento aportó con sus ventajas para menguar las desventajas del otro. Y fue así como pudimos llegar a la cobertura total de 151 personas.

Dentro de la Etapa de Capacitación se experimentó agrupar en los cursos a beneficiarios provenientes en su mayoría de alguno de los tres sistema de cumplimiento, situación que sólo fomentó la disociación o separación entre los grupos; por lo que hubo a probar mezclar en los cursos a beneficiarios de todos los sistemas de cumplimiento: aquellos más jóvenes y que en su mayoría es su primera experiencia de capacitación y que provienen de sistema abierto; aquellos mayores, que en muchos casos han tenido capacitaciones previas o acceso al trabajo dentro de los centros penales y que provienen del sistema cerrado de cumplimiento; y aquellos que saliendo en libertad condicional han cumplido condenas en sistema cerrado y ahora se encuentran en libertad y han observado el hecho de que necesitan trabajar y las puertas no han sido fáciles de abrir para ellos.

El perfil es diferente, pero la integración resultó la mejor opción, la mayor regulación entre ellos y la menor tendencia a la separación. Con el último grupo graduado la última semana de noviembre, y nivelando sus clases aquellos que ingresaron tardíamente al curso, esperamos llegar a un total de 108 beneficiarios capacitados.

Si nuestro objetivo transversal es la integración y nuestro objetivo final la integración socio-laboral de nuestros beneficiarios, entonces el éxito no sólo es medible a través de los resultados, también es medible a través del aprendizaje entregado en el ejercicio. Valorar ambas cosas es también en ejercicio de integración. No olvidar el contexto trabajado y también evaluar la mejora  continua también es integración. Compartirnos las maneras que funcionan, también es integración. La cooperación de 3 puntos institucionales distintos (Gendarmería, Empresa privada y Fundación Paternitas como puente), es integración. Es conciencia de lo que se está haciendo y cómo.

Ahora en la tercera etapa del programa, principalmente abocada a la inserción laboral y su seguimiento, nos ajustamos nuevamente en nuestras funciones y nuestras metas, tal cual como un engranaje ajustado a un nuevo ciclo.

Si el programa mismo se transforma en sujeto de integración, y la dinámica interna funciona desde la vida y la alegría,  entonces el programa se transforma en un modelo de funcionamiento vivo que permite fomentar los mismos procesos de integración: organizar, observar los aciertos y desaciertos, mantener la alegría y la esperanza  para mirar de frente los propios temores y sobrepasarlos, e intentar caminos nuevos.

 

Gracias a todos.

Soledad Ilabaca U.

Coordinadora Programa Reinserción Socio-laboral Adultos

[Testimonio] “Aquí nadie sobra”

Declaró el coronel Manuel Palacios, de la Dirección Regional Metropolitana de Gendarmería de Chile, en el cierre del Programa de Reinserción Sociolaboral C.R.E.O. ejecutado por Fundación Paternitas, y que cuenta con la colaboración de la Dirección Regional de Gendarmería de Chile y con el financiamiento de Subsecretaría del Ministerio del Trabajo, cuya primera etapa finalizó.

El pasado miércoles 26 de julio fuimos testigos, en nuestra Fundación, de la ceremonia de cierre de Capacitación de la primera etapa del Programa de Reinserción Sociolaboral C.R.E.O 2017. En la actividad, los grandes protagonistas fueron nuestros 34 adultos jóvenes integrantes del curso de Soldador (18) e Instalador Eléctrico (16), quienes, acompañados de sus familias, se preparan ahora para empezar una segunda etapa de inserción al proceso de trabajo.

En esta oportunidad, el coronel Manuel Palacio Marchant, Director Regional Subrogante, dedicó unas  palabras de agradecimiento a nuestros jóvenes, destacando lo fundamental que es el apoyo de cada una de las familias en este proceso y enfatizó en lo importante que es el no ponerse metas lejanas, sino desafíos diarios, viviendo día a día y tomar decisiones con responsabilidad:  “Yo creo que mirando un día a la vez van a lograr grandes cosas, son buena gente, son gente de bien, lo que han demostrado el día de hoy dan cuenta de ello y creo que van a lograr grandes cosas. Tal como señalaban somos todos chilenos, todos vivimos en este país, entonces es importante que cada uno de nosotros entienda que aquí nadie sobra”.

Nuestra Gerente General, Lucía Ruiz-Moreno, también nos acompañó en esta oportunidad y con sentidas palabras se dirigió a nuestros jóvenes, haciendo una comparación con la Copa Confederación jugada por nuestra selección chilena: “Este es el final de una copa muy importante, es la copa de su esfuerzo, y en este final de la copa hay muchas personas que estamos trabajando juntos ¿para qué?, para un Chile mejor. Adelante este camino y lleven muy alta esa bandera”.

La Ceremonia finalizó con 34 jóvenes ilusionados, orgullosos y con ganas de seguir dando pasos hacia adelante y siendo un aporte real para nuestra sociedad, esperando que las puertas y las oportunidades en sus caminos se abran.