Voracidad por lo ajeno

Fundación Paternitas recupera a personas en conflicto con la justicia y entre ellos a una inmensa mayoría de jóvenes, de un  promedio de no más de 20 años, a través de La Escuela de la Felicidad, que les imparte una formación en gastronomía, introduciendo valores y principios que  ennoblecen, embellecen y enaltecen la personalidad y el alma humana, sobre todo enseñando que el vehículo de la palabra empeñada, es un instrumento señero de respeto, de  concreción de los acuerdos, de compromiso, de comunicación y de diálogo.

Y la palabra se hizo carne y habitó entre nosotros” (Juan 1,14) acicateándonos  para levantar  a este mundo hundido en la hipocresía en la mentira y la traición de algunos que poseen el poder.

En medio de este esfuerzo indiscutido por sembrar vocación de servicio, honestidad y humanidad en el corazón de quienes llegan a nuestra institución, obstaculizan el mensaje y la misión, quienes no trepidan por todos los medios en apropiarse de lo ajeno. Algunos dicen ser políticos, otros servidores públicos, también Carabineros y autoridades con cargos de gran importancia y que hoy desfilan como imputados, al igual que los miles y miles que abarrotan las cárceles chilenas, para rendir declaraciones como delincuentes comunes entre jueces y fiscales.

Muchos de ellos aparecieron un día intachables ante la mirada de la sociedad, voceando más penas y cárceles para infractores, y hoy son los que podrían ser huéspedes de ellas.

Difícil es para nuestros jóvenes usuarios y para Paternitas que vela por el bien común, capacitando para la justicia, la interacción comunitaria sana, enseñando a promover la verdad y el entendimiento entre las personas, entre otras cosas, escuchar todos los días por los medios de comunicación, un elenco impresionante de paladines de la corrupción y de los sobre sueldos, farreándose una gran oportunidad de haber sido referentes y educadores como lo fueron  antaño, los grandes políticos que forjaron la Patria, convirtiéndose en usurpadores, ladrones y saqueadores, que buscan sus propios y mezquinos intereses.

Padre Nicolás Vial Saavedra
Presidente Fundación Paternitas

 

Catorce jóvenes graduados del Taller de Apresto Laboral

[meteor_slideshow slideshow=”noticia-245″]

“Por mi propia voluntad y por mis ganas de ser alguien en la vida” Fue la frase más pronunciada por los 14 jóvenes que conformaron el Taller de apresto Laboral, que desarrolló nuestra fundación durante el mes de junio.

El programa de Jóvenes de Fundación Paternitas este año se propuso una meta ambiciosa en su proyecto de reinserción social y laboral, capacitar a cien jóvenes vinculados al mundo delictual. Para lo cual, el equipo multidisciplinario  planificó el desarrollo de tres etapas importantes: Apresto Laboral a cargo de Mariella Fabbri, gestora del área laboral de la fundación, Taller de Gastronomía a cargo de la Otec Romanos XII Otec y finalmente  Inserción Laboral.

 

Durante el mes de junio se graduó -de forma muy exitosa- el segundo grupo de jóvenes de un total de cinco grupos, de la etapa de apresto laboral, que busca entregar herramientas de comunicación, presentación y habilidades blandas que les permitan desenvolverse con confianza y asertividad en un eventual próximo trabajo. Cabe destacar que a este taller son invitados a dar charlas educativas e informativas, tres instituciones muy importantes y relacionadas al mundo laboral: Registro Civil, Servicio de Impuesto Internos, y Sercotec.

 

Con ganas, compromiso, esperanzas, sueños y deseos, cada uno de los adolescentes  se  presentó frente al jurado de evaluación, integrado por Patricio Cisternas, conductor del programa Hacedor de Hambre de TVN, Loreto Villegas periodista de la Agencia Mila Comunicaciones y por David Gamonal, empresario.  Relataron quienes eran cada uno de ellos, qué los motiva, cuáles son sus expectativas e incluso se aventuraron en comentar un emprendimiento que les gustaría formar, si no encontraran pronto un puesto de trabajo.

 

El gran sello de cada una de las entrevistas fue sus enormes ganas de cambiar, de “ser alguien en la vida”, de armonizar su existencia con esta sociedad que muchas veces les ha cerrado las puertas. Expresaron además con mucha claridad y convicción que si en su entorno no han tenido buenos ejemplos, esta misma experiencia  les  ha servido  para saber  lo que no hay que repetir.

 

Catorce ejemplos de superación, valentía, nobleza y garra, que permite mirar  más allá, que conecta con la esperanza y con la certeza  que para ellos “lo mejor está por venir”, como les dijo Patricio Cisternas, quien como miembro del jurado tuvo la ocasión de compartir aconsejarlos y alentarlos a seguir adelante con sus sueños, al igual que todos los miembros de la Comisión Evaluadora. Luego de esta etapa, los jóvenes participarán de taller de gastronomía, durante siete semanas estarán aprendiendo de la mano de Romanos XII, a realizar variados  y exquisitos platos de comida.

 

Con estos procesos de reinserción socio-laboral Fundación Paternitas contribuye a la sociedad, de manera real y efectiva,  a disminuir el círculo de la delincuencia, pero también se requiere de una apertura y que las personas aprendan a confiar y a dar una segunda oportunidad a quien por  voluntad propia decidió cambiar su vida  y  salir del mundo delictual.