“…Más imbécil”

Mientras la gran Tv nos invade con las importantes noticias de los valores de la chicha, de la carne de cerdo, vacuno y empanadas, los días libres y si habrá o no lluvia; se viraliza un video en que niños de 15 años- en un velorio narco- ostentan armas, drogas, billetes y cantos de despedida cuando su compañero, de la misma edad, yace muerto en el féretro.

Ejecutivo, Desarrollo Social, legisladores, Justicia, Iglesias, Salud, sociedad civil y comunidad en general, ¿Cómo llegamos a esto? Parece que mucha razón tenía Javier Marías- escritor español- cuando aseveró que “(…) el mundo está cada vez más imbécil…” Afirmación que nos calza plenamente.

¡Premio internacional para Chile a la superficialidad, la indiferencia y la normalización de lo absurdo!

Pbro. Nicolás Vial Saavedra – Presidente Fundación Paternitas

Mensaje para ustedes

Señor Director:

Y los presos votaron al fin. Sin duda, un gran avance. Sin embargo, la abrumadora mayoría de la opción “rechazo” en la población penal reflejó el grito incuestionable de quienes se siguen sintiendo marginados, engañados, maltratados y utilizados. Para ellos, al decir de algunos, la coyuntura electoral transformó su participación en una suerte de manipulación orquestada para fines electorales. ¡Pero no! El clamor- fuerte y claro- de los más pobres y desechados dejó fuera a los que creían que refundaban Chile.

La votación penitenciaria evidenció y desenmascaró la reflexión a puertas cerradas, la actitud prepotente, la dictadura reflexiva, la soberbia y el descontrol irracional de impulsos. Y sí, es cierto, las cartas que enviamos a la más alta autoridad del país (Marzo, 2022) como a la Presidenta y Vicepresidente de la Convención (Junio, 2022) advirtiendo de los riesgos inminentes de un mal borrador, no tuvieron réplica. La Convención, acto casi sagrado y valioso en sí mismo, se pisoteó en virtud de esas malas prácticas por todos conocidas.

Sabio fue lo que, al cumplir su condena, me mencionó Lucy: “No son las promesas de los nuevos alcaides ni jefes de secciones las que cambiarán el destino del sufrimiento que se vive en las cárceles. Son actitudes concretas y muy distintas a las que se usan ahora”. Interesante opinión. ¡Atento gabinete nuevo! ¿No será un contundente mensaje para ustedes?

Pbro. Nicolás Vial Saavedra – Presidente Fundación Paternitas

 

Trabajo coordinado

Siempre pensé que los verdaderos símbolos de una nación eran la vida, el respeto y la dignidad humana. ¿Cuándo fue que se cambiaron por la bandera? Rasgar vestiduras hablando de pudor mientras “normalizamos” lo verdaderamente escandaloso e improcedente; raya en hipocresía desvergonzada.

Cómico, por decirlo menos,  cuando la violencia se enseñorea, la niñez se precipita a su suerte, las quemas y los atentados son acciones de cada día.

A partir del 05 de septiembre, Chile depende de nosotros. Es fundamental que el gobierno y la sociedad civil trabajen coordinadamente.

Pbro. Nicolás Vial Saavedra – Presidente Fundación Paternitas

 

Última palabra

 

Señor Director

Para nadie es un misterio el aumento exponencial de la delincuencia: 44% robos con violencia y 79% denuncias de portonazos y encerronas, entre otros. Esto ha llevado a una condición de indefensión y de vulnerabilidad sin precedentes. No es extraño escuchar a muchas personas decir  “A estos hay que matarlos”. Esta realidad que genera conmoción no da para más. Muy importante sería que la autoridad respectiva ponga oído al clamor de la ciudadanía porque, de lo contrario, será ella la que asuma su defensa. Las consecuencias de esta decisión pueden ser el inicio de una guerra civil.

¿De qué forma habría que convencer a los responsables políticos para que no sigan dubitando, en silencio y buscando reuniones “multilaterales” para actuar? Es la gente la que pide acciones inmediatas, eficaces y profundas. ¿Acaso no entienden que ahí está lo multilateral? 

De seguir siendo espectador y no actuar con la mayor de las celeridades, el caos nos sobrepasará y al gobierno se le irá de las manos toda posibilidad de acción a favor del orden y de la convivencia con sus debidas catastróficas consecuencias. 

Así las cosas, no sería extraño que se emule en los lugares de mayor actividad criminal y delictual el desenlace que protagoniza Charles Bronson en la película “El rostro de la muerte”. Como ya lo dicen, “la eliminación de la escoria de las calles sólo será posible tomando las armas y/o asociándose con tiradores profesionales que hagan la pega que el gobierno no es capaz o no quiere hacer”. Muy sombría la perspectiva que se aproxima. Sólo la administración actual tiene la última palabra. 

Pbro. Nicolás Saavedra – Presidente Fundación Paternitas

 

Voto preso

Más de 30 años que se trabaja junto a otras entidades para que se concrete el voto preso. En los últimos días, otra vez, se ha vuelto a levantar este tema. Como sabemos, en la Constitución vigente se contempla esa alternativa, situación que no se ha llevado a cabo jamás en ningún penal. Se estima que aproximadamente son unos 20 mil los que podrían ejercer el derecho.

La Fundación Paternitas se esmera para que la persona se reconozca como sujeto en igualdad de condiciones. Para llegar a ello, hay que adentrarse en las profundidades de lo doliente, su contexto, sus historias, su vida. Un trágico denominador común nada fácil de sanar, pero siempre posible con esfuerzo, esperanza y paciencia. Más allá de la capacitación en oficios está lo humano, el sentimiento, el aceptarse querido, reconocido y validado. Cuando se potencian esos principios, sobre el 70% con quienes trabajamos logra insertarse.

Lamentablemente, sin argumentos convincentes, hay voces de algunos sectores políticos que se oponen al voto preso. Prefiero pensar que existe más bien ignorancia y no tan solo la perspectiva populista tan comúnmente usada. Muy grave encuentro la posición que algunos esgrimen indicando que el proceso de votación en las cárceles se prestaría para fraude. ¿Acaso no podemos garantizar el correcto desarrollo o es que la delincuencia nos ganó?

Pbro. Nicolás Vial Saavedra – Presidente Fundación Paternitas

Una comisión de “escucha”

Un enfermo grave necesita medicación inmediata, independientemente de los tratamientos que en el tiempo se podrán hacer. Ayer, el señor subsecretario de Justicia hizo una interesante declaración de principios para ir en ayuda y mejorar los estándares del sistema penitenciario. Es lo que más esperan los que están en la cárcel y les deseo todo el éxito para que se logre. Sin embargo, no apuntó al foco de mi carta -a la que él pretendió responder-. Lo que expresé en ella fue la realidad sufriente, la ausencia de los Derechos Humanos, la falta de oportunidades, el miedo irresistible a conceder la libertad condicional, entre otras situaciones comentadas por los privados de libertad.

Mis argumentos no son teorías de escritorio. Son los gritos desesperados de quienes viven a diario estas injusticias inconcebibles. ¡Qué notable e inédito podría ser que exista en esta administración una comisión de ‘escucha’ de los internos!

La incertidumbre que manifesté se refiere a la participación de la sociedad civil que la ley debería considerar en el artículo 53.2 al momento de darle vida y forma a la nueva Constitución. Es la sociedad civil la que logra un alto porcentaje de inserción social y familiar versus exiguos e insignificantes resultados cuando el Estado es el responsable directo.

Pbro. Nicolás Vial Saavedra – Presidente Fundación Paternitas

¿Derechos o desechos humanos?

Estuve en el Centro de Cumplimiento Penitenciario Colina II y Juan me dijo ‘nos sentimos botados, estamos abandonados, nadie nos ofrece oportunidades, no sabemos qué hacer’. Quedé pensando en esa frase lapidaria y tan desesperanzada. Más aún, escuchando todos los días que se debe cautelar el ‘irrestricto respeto a los Derechos Humanos’. En palabras de Juan, al menos en su sentir, estar preso hoy es sinónimo de desecho humano.

Este gobierno lleva más de 124 días y no se ve signo alguno que avale la preocupación por las condiciones humanitarias y perspectivas de inserción social de los internos. ¿Derechos o desechos humanos? ¿A qué se refiere la actual administración? Consecuente con lo anterior, en el artículo 53.2 del texto definitivo de la nueva Constitución, se señala: ‘…la reinserción social de las personas condenadas, serán desarrolladas por los organismos públicos que señalen esta Constitución y la ley, en forma coordinada…’. Si la ley considera a la sociedad civil en esta necesaria labor, ¡bienvenida! ¡Triunfo de la racionalidad y la justicia!

Desafortunadamente, legislar para fijar las múltiples y caóticas interpretaciones que confunden demorará. Entonces, ¿qué hacer el 4 de septiembre si la ley que acompañará al texto no me garantiza nada? No confío que se legisle en el mejor interés de los más débiles. La historia de cien años evidencia el fracaso del Estado en estas materias. En este caso, mi rechazo es absoluto. Es más, las casi 400 mil personas detrás del estamento penitenciario —que me encargaré personalmente de informar de este exterminio de oportunidades— también lo harán.

Pbro. Nicolás Vial Saavedra – Presidente Fundación Paternitas

Grotesco espectáculo

Cualquier padre o madre responsable conoce perfectamente cuáles serían las condiciones de amor y cariño que debe ofrecer a su hijo para que este se sienta arraigado en su ámbito familiar. Es extraño entonces escuchar a algunos parlamentarios y autoridades de gobierno seguir insistiendo en la trasnochada idea de que la única solución ante hechos delictuales juveniles está en la instalación de cámaras de seguridad y la persecución del narcotráfico. No sé si en la argumentación hay ignorancia para abordar el foco del problema o total desinterés. ¿No será que detrás de esta argumentación hay sólo afán de populismo y de un gran grotesco espectáculo político?

El niño de 11 años del portonazo en la comuna de Cerrillos dio que hablar durante 24 horas, con la aparición de las consecuentes figuras públicas que no fueron capaces de aportar nada significativo. Luego, el silencio acostumbrado.

Será tan difícil de entender que somos nosotros los que debemos crear un entorno favorable para que nuestros niños no busquen fuera de la casa espacios de reconocimiento, identidad y afecto. Una buena política coordinada con distintos actores sociales de la comunidad logrará cimentar bases sólidas en el difícil escenario que conduce la educación, formación de hábitos, virtudes y principios que dan sentido y alegría de vivir. Quizás, a más corto plazo del que podemos imaginar, serán necesarios menos drones vigilándonos como narcos utilizándolos. Finalmente, el municipio es el que tiene la gran responsabilidad de aterrizar y hacer posible pagar esta gran deuda de Chile con su niñez.

Pbro. Nicolás Vial Saavedra – Presidente Fundación Paternitas 

Descomunal soberbia

Señor Director: 

Clamando justicia y respeto a los “irrestrictos” derechos humanos -como alardean personeros del gobierno-, hemos sido informados de la situación de abuso a la que están siendo sometidos algunos internos del centro penitenciario Colina II.  Reclaman “tratos dignos a nuestras visitas”, “programas de reinserción social”, “adecuada y oportuna atención en salud”, entre otras demandas. Me recordó los peores tiempos de la Dictadura. 

Cuando el gobierno dice que “hemos heredado los conflictos sociales que hoy vivimos”, me parece una mediocridad propia de quien no quiere asumir sus responsabilidades sociales, políticas y económicas. Más bien, es una justificación a la incapacidad que los está caracterizando. Llevan un tiempo prudente para haber exigido normativas, actitudes y cambios para el trato humano dentro de las cárceles. Ya lo mencionamos por esta vía en marzo: “De seguir en la misma órbita serían cómplices de tortura”.

Se destaca en el borrador de la nueva constitución- artículo 9 de los “Derechos fundamentales”- “(…) así como la reinserción social de las personas condenadas, serán desarrolladas por los organismos públicos que señale esta Constitución y la ley, en forma coordinada y con irrestricto respeto a los derechos humanos”. ¿Burla o incompetencia?

Si no se ha mostrado cambio alguno en el trato digno del mundo penal, ¿Quién podría creer que sólo el Estado sea capaz sin la coordinación competente de la sociedad civil?

¡Qué descomunal soberbia!

Pbro. Nicolás Vial Saavedra – Presidente Fundación Paternitas

Agentes de cambio

Señor Director:

Recurrentes son las noticias donde se anuncia el aumento de la delincuencia, violenta e imparable. El gobierno destaca esta preocupación con acciones reactivas como mayor dotación de Carabineros y control de armas entre otras.

Ante este escenario, son dos los planteamientos que hay que aplicar con objetividad y urgencia: El primero es la contención del delitohaciendo valer el Estado de Derecho en todas sus formas. Debido al extremo de inseguridad al que hemos llegado, hoy hay que ceder- con las negativas consecuencias- a la represión y a medidas cortoplacistas, ya que hemos descuidado lo que debimos iniciar hace rato.

El segundo, y sí que es definitivo en el tiempo y que al parecer no se ha sabido o no se ha querido aplicar como políticas de Estado, es la prevención de los sectores más vulnerables, en particular, en losbolsones sociales, empoderando y creando así agentes de cambios. La niñez en el centro de la preocupación social, seguida por su familia- cualquiera sea su forma-, la comunidad, el acceso a redes de apoyo municipales y la educación es el camino. Como consecuencia, tendremos un país de personas con identidad, sentido de vivir, valores, esperanza, visibilidad, vínculos, responsabilidades, liderazgos, etc.

En lugar de seguir gastando cerca del 80% de los recursos en la reacción ante la delincuencia, debemos orientar los mismos en las estrategias plateadas en el párrafo anterior. No veo otra manera de proyectarnos como sociedad de forma segura sin que nos ahogue ni nos mate la violencia, el odio y la venganza.

Si no se parte hoy, no habrá nada que hacer mañana.

Pbro. Nicolás Vial Saavedra – Presidente Fundación Paternitas