Al ministro de Justicia

Señor Director:

Luminoso ha sido el anuncio del ministro de Justicia a propósito de los tres menores heridos por riña en Puerto Montt. En él señaló que reducirá la cantidad de niños que atiende el Sename. Es una apuesta por la calidad antes que la cantidad, elemento fundamental para lograr el objetivo, cual es recuperar en un caso a caso la problemática que precipita a este segmento hacia el mundo de la delincuencia y del consumo de drogas.

Desde mi punto de vista, su propuesta tendría que ir aparejada con la disminución de funcionarios públicos que inundan algunos centros juveniles de manera desbalanceada, en la proporción entre joven atendido y personal dedicado a la atención.

Cabe destacar que la Fundación Paternitas ha tenido éxitos notables con los mismos jóvenes refractarios y de reputación negativa al interior del servicio. Para lograrlo, están por un lado el trato humanitario, vínculos con su familia, diálogo respetuoso, ausencia de apodos y malos tratos, y por otro lado esa suerte de rivalidad de imputados y condenados hacia la institución pública a la que son derivados.

Qué difícil ha sido para nosotros poder trabajar en conjunto con el Sename, optimizando los recursos humanos y económicos que el Estado de Chile destina para esta causa, y evitando multiplicar esfuerzos paralelos que no dan los resultados que todos esperamos.

Una vía eficaz para descender a las verdaderas soluciones que requiere el proceso de modernización en el que el ministro de Justicia está abocado es escuchar de primera línea la agobiante existencia, el dolor, el maltrato, los abusos de quienes están en privación de libertad. En esos encuentros profundos del alma surgirán las metodologías que hoy se requiere aplicar para que desplieguen sus alas y se enamoren de ideas y posibilidades que ciertamente pueden asumir.

Si el ministro de Justicia cree que en un encuentro personal pudiéramos profundizar mejor sobre estos puntos, que cuente con mi total disposición.

Pbro. Nicolás Vial Saavedra

Presidente Fundación Paternitas

Al Presidente

Señor Director:

Inédita fue la visita que hizo don Sebastián Piñera a un centro colaborador del Sename luego de recibir la banda presidencial. Vayan mis bendiciones, salud y éxito en las labores propias de su mandato que comienza. Con ese gesto se afirma su voluntad de servir a los más postergados, marginados y vulnerados de la nación.

Esos niños, simbolizando a todos los maltratados, abusados, descartados y pisoteados por el Estado de Chile, anhelan una nueva etapa fundada en la esperanza y trato digno para sus vidas. Cómo no recordar ahora a los que ya no existen, como consecuencia de la arrogancia, soberbia y desprolijidad sin límites de quienes debieron servirlos, velar y proteger para proveerles de un futuro acorde a sus necesidades.

En la ardua tarea que él tiene con la infancia vulnerada, la juventud imputada y condenada, en el esfuerzo por la rehabilitación e inserción social y comunitaria, puede contar con la Fundación Paternitas, reconocida como institución prestigiosa en el ámbito señalado. Llevamos décadas al servicio de uno de los segmentos sociales más complejos y difíciles, desarrollando las destrezas, disciplinas, habilidades y experticias que nos han dado valía, apoyo y aciertos metodológicos.

Nuestro sistema es la inclusión, y en ella se comprende como elemento focal y determinante a la familia, bastión fundamental en el combate a la delincuencia y la recuperación de quienes están atrapados en sus redes. Los reveses del pasado nunca serán impedimentos para vencer y lograr los procesos necesarios requeridos para despertar, levantarse y caminar hacia otro paradigma de su existencia.

El Sename que se quiere debe ser ante todo el “cómo se quiere”: ideas claras, atractivas, coherentes, realistas. Luego, observar su evolución, sus efectos, proceso, crecimiento, el desarrollo y la vida de los niños.

Pbro. Nicolás Vial Saavedra

Presidente Fundación Paternitas

Chiste cruel

Señor Director:

El informe publicado en “período estival” sobre las cárceles chilenas bien puede titularse “un chiste cruel”. Esto debido a los cientos de estudios semejantes que entre tiempos, prácticamente calcados, se dan a conocer a la comunidad. La noticia aparece como máximo uno o dos días y luego un silencio abismante la sepulta hasta que otra vez una nueva investigación la pone de relieve para hundirla lo más pronto posible en el olvido.

Recordemos las denuncias que hicieran algunos ministros de la Corte Suprema y de Apelaciones, señora Mónica Maldonado y don Carlos Cerda, por ejemplo, que luego de levantar un poco de polvareda todo volvió a la calma, a la oscuridad y a la nada.

Lo que, sin embargo, no deja de llamar la atención es la voz que sacan algunos parlamentarios, mostrándose escandalizados por tanta crueldad y atrocidades hacia el segmento de los privados de libertad. Impacta el histrionismo que muestran al salir al ruedo periodístico rasgando vestiduras y lamentando que en Chile todavía existan torturas, tratos inhumanos y degradantes.

A ellos se les paga, con plata de todos los ciudadanos, sendas dietas para que se ocupen de fiscalizar con eficiencia a las distintas instituciones del Estado. No lo hacen, malgastando los recursos fiscales al no ejercer el mandato entregado por todos los chilenos. Son, al fin y al cabo, los verdaderos responsables de lo que pasa al interior de las centros privativos de libertad. Esa capacidad de manejo, manipulación e impostado candor sorprende al aparecer como víctimas por el dolor y sufrimiento de sus conciudadanos.

Si no existieran los medios de comunicación, valientes y decididos, buena parte de aquellos parlamentarios no tendrían idea de lo que está pasando en su país. ¿No sería mejor entonces prescindir de sus servicios por incompetentes, gran economía nacional, y encargar a los medios la tarea que ellos no han sido capaces de ejecutar?

Pbro. Nicolás Vial Saavedra

Presidente Fundación Paternitas

Avances y nuevos desafíos para el 2018 ¡acompáñanos!

No podemos iniciar el año 2018 sin agradecer a cada uno de ustedes, socios, amigos y colaboradores, lo que han hecho a favor de la fundación Paternitas. Sin ustedes no podríamos haber cumplido las metas y los programas que les recomendamos ver en la memoria 2017 que encuentra en: http://bit.ly/Memoria_2017

[slide-anything id=”3549″]

Habiendo ya asumido plenamente los desafíos que nos interpelan para el año 2018, queremos invitarlos a que nos acompañen con su especial oración y buenas vibras, para que alcancemos a lo menos tres puntos que este año queremos consolidar:

1.- Mirar con lupa el desarrollo de los distintos programas para que, además de lograr ser líderes en una materia tan compleja como es la recuperación de quien delinque, no perdernos en el objetivo de calidad y de humanidad que han de tener cada una de nuestras actividades.

2.- Inspirar con nuestro mensaje a la opinión pública, gobierno, municipios, empresas y comunidad en general, a través de una activa presencia nuestra en medios de comunicación, redes sociales y página web. Siendo esto una gran responsabilidad que concierne a todos, también deseamos que se impregne la esperanza de que es posible un mundo nuevo para quienes han sido víctimas y victimarios y que por falta de oportunidades y acompañamiento no han podido cambiar.

Por otra parte, comprendemos el dolor de quienes han sido víctimas de actos delincuenciales atroces y estamos ciertos de que el fin de aquello sólo tiene futuro a través de iniciativas como las que sustenta nuestra fundación.

3.- Otro aspecto que nos anima y desafía particularmente es lograr una autonomía económica y así terminar con la imposibilidad de replicar nuestros programas para aumentar nuestra cobertura. Dicha autonomía debería venir en primer lugar de la decisión del Estado, que no dependa de los gobiernos de turno, de otorgar subvenciones de larga data, que garanticen la ejecución de los programas en el tiempo. Es lamentable que año con año debamos depender de la buena voluntad y de la pertinencia de los fondos concursables.

Otra vía, muy necesaria, es lograr inspirar a miles de socios para que, con su ayuda monetaria modesta pero cuantitativa, hagamos posible que nuestro servicio llegue a muchos más.

4.- Queremos compartir también con ustedes la alegría inmensa de los avances significativos en la restauración de nuestro bello templo de La Viñita. Creemos que hacia la mitad del año podremos estar inaugurándolo, con la presencia tan valiosa de ustedes.

Pbro. Nicolás Vial Saavedra
Presidente Fundación Paternitas

De extrema indolencia a solo indolencia

Señor Director:

Nos decía el Papa: “Todos sabemos que muchas veces, lamentablemente, la pena de la cárcel puede ser pensada o reducida a un castigo, sin ofrecer medios adecuados para generar procesos”. Esta es una realidad que carcome la condición de quienes se encuentran cumpliendo condena.

El silencio cómplice de la comunidad va generando una pérdida de sentido en relación a la pena impuesta. Si aquella no desemboca en la inserción social, familiar, laboral y/o educacional será un fracaso político y gubernamental.

¿Hasta cuándo las injusticias, la marginalidad, la indiferencia programática y el descarte de los pobres y marginados, con su lógica inmoral, seguirán negando los procesos personalizados que les ofrezcan futuro y esperanza?

Preocupa sobremanera el porvenir juvenil, que en los centros privativos de libertad se precipitan hacia una devastación dramática en los mejores años de su existencia. El Estado de Chile se acostumbra a verlos degradarse, mutilarse, envenenarse por la rabia, la venganza y la discapacidad para relacionarse, insertarse y reinventarse.

Sin embargo, se ha pasado de la extrema indolencia a la indolencia, apoyando modestamente a distintas instituciones como “Paternitas” para lograr sus cometidos de insertar y capacitar.

Con todo, una gran esperanza: el Gobierno entrante ha seleccionado a ministros de Estado de la más alta calidad, lo que podría augurar un antes y un después en aquellos ámbitos de la sociedad en donde el dolor, la frustración y la pobreza extrema consumen, agobian y derrotan.

Pbro. Nicolás Vial Saavedra
Presidente Fundación Paternitas

¡Feliz Navidad les desea Fundación Paternitas!

Al terminar el año 2017 queremos expresar con mucha sinceridad nuestros agradecimientos a todos los socios, amigos y colaboradores que han hecho posible el trabajo para las más de 900 familias que se han atendido en distintas formas según sus necesidades y requerimientos.

El sacrificio de ustedes, la bondad y la generosidad lo hicieron posible. Paternitas es un milagro de Dios, un resplandor del cielo, un impulso del Espíritu, un bálsamo para curar las heridas y los agobios del corazón.

La “Palabra se hizo Carne y habitó” entre los privados de libertad, en los enfermos, en los que tienen hambre, en los que carecen de justicia, en los atribulados, en los desprotegidos, en los excluidos, en los maltratados y desamparados. Sin Usted; sin su cercanía y comprensión, sin su generosidad y donación de sí nada podemos hacer.

Navidad es para ellos su mano extendida, ocasión de oportunidades y esperanza. Navidad es para Usted el don de la misericordia y la riqueza del amor de Dios que le abraza y bendice sin límites.

 

Padre Nicolás Vial

Presidente y Fundador

Fundación Paternitas

Reinventarse en Navidad

Señor Director:

Un peligro inminente, presente en todos los ámbitos de la comunidad, es la rutina diaria que afecta a muchos y puede conducir a las personas al deterioro emocional, afectivo, relacional, laboral, psicológico, etcétera.

He sido testigo en los ambientes carcelarios de este veneno, que se va deslizando al principio muy sutilmente, para luego invadir la vida entera, en una suerte de somnolencia, un adormecimiento del alma, un estado de ausencia, no alegría, fatiga, no querer despertar, un no constante que desintegra, aplasta y derrumba.

El tiempo de Navidad podría ser propicio para tantos que no visualizan otra perspectiva que sus recuerdos dolorosos, que, como fantasmas inmortales, los persiguen, asedian y amenazan. El Dios hecho hombre nos lanza hacia los ilimitados valles y horizontes por donde poder mirar y caminar hasta el encuentro con ese otro yo, muy oculto, pero muy real, que puja por ponerse de pie para empezar otra vez. Innovación, creatividad, reinventarse es lo que se necesita para poder, lanza en ristre, vencer la rutina que genera tanta mediocridad, inacción, hastío y pobrezas de mil maneras.

“Y Dios se hizo carne” es la lección más grande de todos los tiempos, la “Palabra” impactó el universo, resonando límpida y poderosamente en los corazones nuestros, invitándonos a romper lo que deshumaniza, tirar las corazas de nuestros miedos y cobardías, las rigideces obsoletas que desarticulan y excluyen.

Consecuente con lo anterior, celebro la bondad y generosidad de algunos empresarios que han resuelto entregar a la Fundación Paternitas un aporte significativo, en dinero, para poder llegar a un determinado número de familias, las más pobres y vulnerables, de las más de 900 que durante este año hemos atendido.

Una cena distinta, bajo la estrella del nacimiento de Jesucristo, en familia, partiendo el pan y tomando el vino del amor común entre los que se quieren, potencia un cambio fundamental, despierta sueños, surge el abrazo del perdón y un mañana en comunión.

Pbro. Padre Nicolás Vial Saavedra

Intermediación, Inserción y seguimiento laboral para la Reinserción Social

Hasta la fecha podemos decir con orgullo que estamos trabajando con alrededor de 20 empresas. Ellas han manifestado su compromiso con nosotros y con nuestros beneficiarios. Se han convertido en el actor principal para el cambio de su conducta, porque no sólo proporcionan los cupos de trabajo, también sienten la responsabilidad de enseñarles valores importantes para el logro de una efectiva reinserción laboral.

 

 

Hace 2 años toqué la puerta de la Fundación Paternitas, con el propósito de entregarles a jóvenes herramientas comunicacionales necesarias para su proceso de reinserción social. Cada jueves me recibía un grupo de beneficiarios, a quienes les enseñé a comunicarse mejor, hacer un CV y a tener una correcta presentación personal, sobre todo en una entrevista de trabajo. Hasta que un jueves, me propusieron uno de los desafíos más grandes en mi historia profesional: Hacerme cargo de la Gestión Laboral de la Fundación Paternitas, que implicaba intermediar e insertar laboralmente a 150 usuarios que serían capacitados como Instalador Eléctrico, Soldador y Asistente Administrativo Mención Bodega y a cerca de 120 jóvenes que recibirían instrucción en gastronomía.

Mi trabajo está dividido en tres etapas; Intermediación, Inserción y Seguimiento Laboral. La intermediación consiste básicamente en salir a terreno, contactar a las empresas de los rubros ya nombrados y conseguir la mayor cantidad de cupos laborales posibles para nuestros beneficiarios.

Posteriormente, comienza la etapa de colocación laboral. En esta fase, el equipo decide dónde trabajará el beneficiario, dependiendo de su lugar de residencia y logro alcanzado. También tramitamos toda la documentación necesaria que requiere el empleador. Hasta que finalmente llega el día más esperado por ellos: empezar a trabajar.
Por último, la fase de seguimiento laboral, consiste en mantener contacto permanente con el empleador y beneficiario y una vez al mes, realizar una Evaluación de Desempeño, con el propósito de comprobar el grado de compromiso y cumplimiento del usuario, respecto a los objetivos propuestos. Para ello, se conversa con el empleador directo del usuario y se evalúan inconvenientes que pudieran estar sucediendo, con la finalidad de disminuir la deserción laboral.

Hasta la fecha podemos decir con orgullo que estamos trabajando con alrededor de 20 empresas. Ellas han manifestado su compromiso con nosotros y con nuestros beneficiarios. Se han convertido en el actor principal para el cambio de su conducta, porque no sólo proporcionan los cupos de trabajo, también sienten la responsabilidad de enseñarles valores importantes para el logro de una efectiva reinserción laboral.

Aún nos queda meta por cumplir. A la fecha tenemos alrededor de un 50% de beneficiarios insertados. Confío en que van a llegar nuevas oportunidades laborales y que todos nuestros usuarios contarán con un trabajo digno este 2017.

 

Mariella Fabbri
Encargada de gestión Laboral
Fundación Paternitas

Nuestros desafíos en programa de inserción de adultos 2017

Hasta el año pasado, nuestra experiencia estaba centrada en el trabajo con hombres cumpliendo condena en el sistema de cumplimiento penal cerrado, sin embargo este año tuvimos el desafío de integrar en el mismo proyecto a hombres que cumplían su condena en el sistema abierto y el sistema postpenitenciario ¿Cómo vivimos este proceso? ¿Qué aprendimos de esto? Soledad Ilabaca, líder del programa nos cuenta.

 

Quisiera comenzar señalando que nuestro programa tiene 3 hitos importantes a saber, la etapa de Selección de los beneficiarios, la etapa de Capacitación y la etapa de Inserción laboral y su seguimiento post inserción; contando todas ellas con el Acompañamiento psicosocial transversal.

Hasta el año pasado, nuestra experiencia estaba centrada en el trabajo con hombres cumpliendo condena en el sistema de cumplimiento penal cerrado (en reclusión), sin embargo este año tuvimos el desafío de integrar en el mismo proyecto a hombres que cumplían su condena en el sistema abierto (con medidas alternativas a la reclusión) y el sistema postpenitenciario (que cumplían en libertad condicional). Así nos embarcamos en este desafío con la esperanza de aprender a conocer el funcionamiento del sistema abierto y  postpenitenciario y sus respectivos usuarios, estableciendo las mismas metas que años anteriores para todos los perfiles de beneficiarios.

Y este desafío fue asumido no sólo por Fundación Paternitas y nuestro nuevo equipo técnico, sino por varias instituciones: Regional de Gendarmería en sus 3 modalidades de cumplimiento de condena y sus equipos técnicos asociados a cada uno, la Otec Romanos Capacita y los mismos usuarios junto a sus familias.  Para ello fue decisiva la superación del temor a través de la confianza de los caminos ya recorridos y trabajo previo, que junto al gusto por el aprendizaje y el logro, se transformaron en factores determinantes para avanzar en medio de la incertidumbre.

La confianza, la cooperación y la alegría permiten ajustar siempre nuestra postura durante el camino hacia un logro, nos da la plasticidad necesaria para readaptarnos momento a momento; permite movernos a pesar del miedo y sobrepasarlo desde el deseo. De modo contrario, podemos quedarnos estancados en el temor paralizante y con ello aumentar los sentimientos tan conocidos en este contexto: la impotencia, la alta frustración, la desconfianza, la separación, la exclusión y los temores en el fondo de todo esto.

Quisiera compartir el hecho de que el mismo desafío asumido nos hace volcarnos a maneras más eficientes de funcionamiento, y este año el programa se ha ido convirtiendo en su estructura en un ejercicio de integración. Dentro de la etapa de selección, cada sistema de cumplimiento aportó con sus ventajas para menguar las desventajas del otro. Y fue así como pudimos llegar a la cobertura total de 151 personas.

Dentro de la Etapa de Capacitación se experimentó agrupar en los cursos a beneficiarios provenientes en su mayoría de alguno de los tres sistema de cumplimiento, situación que sólo fomentó la disociación o separación entre los grupos; por lo que hubo a probar mezclar en los cursos a beneficiarios de todos los sistemas de cumplimiento: aquellos más jóvenes y que en su mayoría es su primera experiencia de capacitación y que provienen de sistema abierto; aquellos mayores, que en muchos casos han tenido capacitaciones previas o acceso al trabajo dentro de los centros penales y que provienen del sistema cerrado de cumplimiento; y aquellos que saliendo en libertad condicional han cumplido condenas en sistema cerrado y ahora se encuentran en libertad y han observado el hecho de que necesitan trabajar y las puertas no han sido fáciles de abrir para ellos.

El perfil es diferente, pero la integración resultó la mejor opción, la mayor regulación entre ellos y la menor tendencia a la separación. Con el último grupo graduado la última semana de noviembre, y nivelando sus clases aquellos que ingresaron tardíamente al curso, esperamos llegar a un total de 108 beneficiarios capacitados.

Si nuestro objetivo transversal es la integración y nuestro objetivo final la integración socio-laboral de nuestros beneficiarios, entonces el éxito no sólo es medible a través de los resultados, también es medible a través del aprendizaje entregado en el ejercicio. Valorar ambas cosas es también en ejercicio de integración. No olvidar el contexto trabajado y también evaluar la mejora  continua también es integración. Compartirnos las maneras que funcionan, también es integración. La cooperación de 3 puntos institucionales distintos (Gendarmería, Empresa privada y Fundación Paternitas como puente), es integración. Es conciencia de lo que se está haciendo y cómo.

Ahora en la tercera etapa del programa, principalmente abocada a la inserción laboral y su seguimiento, nos ajustamos nuevamente en nuestras funciones y nuestras metas, tal cual como un engranaje ajustado a un nuevo ciclo.

Si el programa mismo se transforma en sujeto de integración, y la dinámica interna funciona desde la vida y la alegría,  entonces el programa se transforma en un modelo de funcionamiento vivo que permite fomentar los mismos procesos de integración: organizar, observar los aciertos y desaciertos, mantener la alegría y la esperanza  para mirar de frente los propios temores y sobrepasarlos, e intentar caminos nuevos.

 

Gracias a todos.

Soledad Ilabaca U.

Coordinadora Programa Reinserción Socio-laboral Adultos

Levanten la voz