La Constitución Política de Chile señala que la calidad de ciudadano del sujeto es lo que lo habilita para sufragar. Es decir, ser mayor de 18 años y no haber sido condenado a pena aflictiva. También especifica que no podrán hacerlo “… aquellos que no hayan sido condenados a pena aflictiva, es decir, que no cumplan más de 3 años y 1 día de sentencia, no haber sido acusados por algún delito terrorista o condenados por tráfico de estupefacientes”. A fines del 2020, según datos de Gendarmería, más de 3 mil eran los internos sin penas aflictivas y cerca de 14 mil los que se encontraban en calidad de imputados. O sea, cumplían con los requisitos. ¿Por qué no fueron contemplados?

En Paternitas realizamos nuestro primer webinar “Voto preso y nueva Constitución: Pensando en una sociedad más justa” donde diferentes invitados expusieron sus puntos de vistas tanto desde la academia como también desde la experiencia. En esta oportunidad contamos con la participación de Pablo Marshall abogado de la Universidad de Chile y Doctor en Derecho de la Universidad de Glasgow, Escocia. Actualmente es profesor auxiliar del Instituto de Derecho Público de la Universidad Austral de Chile. Manuel Hernández: Fundador de ONG CONFAPRECO. Actualmente, apoya en su proceso de reinserción a personas que han estado privadas de libertad. Pilar Larroulet Doctora en Criminología y Justicia Criminal de la Universidad de Maryland, EEUU. Académica e investigadora del Instituto de Sociología Universidad Católica.

Puedes verlo AQUÍ