[meteor_slideshow slideshow=”noticia-196″]

En la Iglesia La Viñita, patrimonio nacional, sede de Fundación Paternitas, fue celebrada por el Cardenal Ricardo Ezzati, la Eucaristía en honor a la Virgen de Montserrat o la Virgen “Morena”, como la llaman cariñosamente sus cientos de seguidores del mundo de las cárceles. En la ocasión se encontraban presentes ejecutivos de Paternitas, encabezados por su presidente el padre Nicolás Vial, beneficiarios y sus familias, junto a miembros de la comunidad del sector de Recoleta. También participaron en la eucaristía Cristián Letelier, ministro del Tribunal Constitucional, y el comandante Oscar Luna Mella, representante de la Dirección Nacional de Gendarmería.

El Arzobispo de Santiago resaltó y agradeció esta labor de la institución, “aprecio el bien que hace Paternitas, algunos podrán decir que es una gota de agua, pero como dijo la madre Teresa de Calcuta: es una pequeña gota, pero a partir de ésta el océano ya no será el mismo, doy gracias a esta institución por esta gota” destacó el Arzobispo. Por otra parte el padre Nicolás Vial, valoró la presencia en La Viñita del Cardenal: “es para nosotros un honor y un incentivo, un ánimo y una bendición, porque se trabaja con gente con muchos conflictos, que venga y nos anime es realmente importante”.

Cabe destacar que una vez finalizada la misa dieron su testimonio a los presentes dos beneficiarios; el primero Rubén Monardes, quien fue detenido a los 12 años por primera vez y vivió casi todas su vida en Hogares de menores y cárceles. Casado, 35 años, dos hijos, quien en sus impactantes palabras señaló: “yo estaba cegado y no quería cambiar. Lo malo lo consideraba bueno y lo bueno malo, la violencia en mí iba creciendo cada día. De mis 35 años he estado casi 18 detenido. Tengo todo mi cuerpo con operaciones y puñaladas, creo que he estado más muerto que vivo. Conocí a Paternitas hace casi dos años y allí encontré ese calor fraternal, el buen trato y siempre una palabra de consuelo, que uno necesita cuando está caído”. Actualmente Monardes está finalizado exitosamente su tratamiento de rehabilitación en droga y la Fundación Paternitas lo apoya en el trabajo artesanal que realiza con láminas de cobre.

Por otra parte Omar Robles, un joven integrante del Programa, también relata su historia de dolor y como la Fundación ha cambiado su vida, su historia y la de su familia.