Señor Director:

Los últimos tiempos han sido testigos, de manera evidente, del pecado de la Iglesia chilena como una serpiente venenosa que se ha deslizado y ha dejado su ponzoña por todos lados, impactando profundamente el corazón de las personas. Se escucha a menudo decir a algunos que lo ocurrido es de tal envergadura que cuesta ser optimista y hacer que surja la esperanza.

La experiencia de la Fundación Paternitas ha sido hacer notar que es mucho más importante el futuro que aún no empieza, que un pasado contaminado y muerto. Esto lo decimos en virtud de nuestros usuarios, que llegan a la Fundación movidos por el anhelo de un verdadero cambio de paradigma, que deben hacer realidad enfrentando y luchando contra una sociedad sospechosa y estigmatizadora.

Este drama, inserto en la historia, no ha dejado indemne ni a la Iglesia, ni a los pueblos ni a la política ni a la economía. En un contexto cultural, donde se ha privilegiado el abuso de poder, la mentira, la descortesía, la corrupción, la deslealtad, emerge la ciudadanía como profeta de la historia, el Papa Francisco, y voces múltiples invitando a volver a los orígenes de la cristiandad, que nos han de llevar a la restauración de las relaciones humanas, la ecología, la dignidad y el respeto por la vida.

En este contexto, habiendo sido llamados al orden sacerdotal para proclamar la verdad, la justicia y el amor, se ha traicionado, de manera vulgar y vergonzosa este ministerio. Sin embargo, estos hechos conllevan la esperanza de ser derrotados del orgullo, de la soberbia, del creernos invictos, de pensar que lo sabemos todo. Debemos aprender a escuchar, a conocer los dolores, las angustias y las heridas de los demás, y acogerlos con bondad y misericordia.

Hoy, más conscientes que nunca de nuestras debilidades, y equiparados al pecado más abyecto de la humanidad, nos queda implorar la gracia de Dios para levantarnos y reiniciar el camino para el cual hemos sido llamados.

Pbro. Nicolás Vial Saavedra
Presidente Fundación Paternitas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *