Un balance positivo…

En época de balances de final de año podemos concluir muchas cosas. Al principio de éste nos propusimos varias metas, quizás ambiciosas, trabajamos duro, tocamos muchas puertas para conseguir los recursos necesarios -muchas veces escasos-. Hoy con mucha satisfacción, alegría y orgullo, pero también con gran humildad podemos expresar que tenemos un balance positivo.

El trabajo de una fundación en los tiempos actuales, con el ambiente de desconfianza que ronda, se hace más dificultoso, porque hay que convencer a los empresarios y donantes de muestra Misión y Visión. Ésta básicamente apunta a que si no hacemos “algo” para disminuir la delincuencia, este problema social se desbordará.

Ese “algo” tiene que partir de nosotros mismos, tenemos que cambiar los prejuicios frente a quienes han estado en la cárcel y han cometido delito. Primero hay que comenzar por el tema de la inclusión social, segundo y muy importante no cerrar puertas. La delincuencia se combate dando oportunidades laborales, para que así puedan salir adelante, con un trabajo digno. Y lo tercero justamente apunta al trato que tenemos frente a ellos, debe ser justo, humano y digno.

Si hacemos un repaso de nuestras tareas podemos indicar que el Programa Formando en Familia atendió en un proceso de reinserción laboral e integración social a 40 jóvenes infractores de ley, que decidieron por ellos mismos, hacer un cambio en sus vidas.

Además y a través de un proceso de prevención familiar se atendieron a 50 jefas de hogar vinculadas al mundo delictual, (madres, hermanas, abuelas o parejas).

Este programa desarrolló durante el 2015 varios cursos y talleres de corte y costura, gastronomía, estética y cuidados de manos y pies. Para finalizar el año se realizó un taller productivo para fabricar panes de Pascua y comercializarlos.

Por otra parte en el programa Paternitas Trabajo, que cuenta con el apoyo de la Subsecretaria del Trabajo, financió a través de sus fondos concursables de los programas de servicios sociales, la intervención total de 120 personas, a través del cual se realizaron 4 cursos de Capacitación, 2 de Carpintería en Obra Gruesa y 2 de Auxiliar Administrativo.

Programa Cimientos de la CChC, quienes financiaron 1 curso de Carpintería en Terminaciones, el que fue ejecutado íntegramente en nuestras dependencias, dejando como producto de su taller práctico, el estacionamiento techado con una capacidad para 6 vehículos.

Respecto a nuestro Centro de Rehabilitación Paternitas El Monte, lugar donde se trabaja con personas que tienen un alto grado de drogadicción que provienen de las cárceles, En recinto se atendieron a 52 personas, incluyendo al grupo familiar.

La gran noticia es que durante el año 2015 trabajamos en nuestros programas con una cifra cercana a 500 personas. Esto debido a que incorporamos al grupo familiar del beneficiario atendido. El promedio de éste, según algunas estadísticas, es de cuatro integrantes. La inclusión de la familia es fundamental para lograr los objetivos tanto de reinserción como de rehabilitación social.

Queremos compartir con ustedes estos logros que van en directo beneficio de nuestra sociedad al contribuir de esta manera con la disminución de la delincuencia en nuestro país y con la inclusión de estas personas, marginadas desde el principio de sus vidas, marcadas por el dolor, abandono y la desesperanza.

Damos las gracias a quienes han sido parte activa de estos procesos apoyando la Misión y el trabajo de quienes formamos parte de Fundación Paternitas, para romper el círculo de la delincuencia.

María Patricia González Gutiérrez
Periodista de Comunicaciones

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *