Más que una meta cumplida…

Se acerca Navidad y vuelve a renacer en nuestro interior el niño Jesús, florecen en nuestros corazones los sentimientos más nobles y la ilusión de un mañana mejor, es por eso que quisiera dejarles un mensaje de amor, paz y esperanza a todos nuestro socios, colaboradores, beneficiarios y sus familias.

Al principio de este año nos propusimos varias metas, quizás ambiciosas, trabajamos duro, tocamos muchas puertas para conseguir los recursos necesarios -muchas veces escasos-. Hoy con mucha satisfacción, alegría y orgullo, pero también con gran humildad podemos decir META CUMPLIDA.

Si hacemos un repaso de nuestros programas concluimos que se realizaron 125 capacitaciones en el área de Paternitas Trabajo, a adultos privados de libertad, que consistieron en capacitar en oficios como carpintería, electricidad y soldador, además del apresto laboral y acompañamiento psicosocial al beneficiario y su grupo familiar. En el taller productivo de Formando en Familia, se trabajó con 60 jóvenes, infractores de ley, en su paso por la Fundación, ellos aprenden, a través de una rutina cotidiana, los valores que les permitirán, terminado su período insertarse laboralmente. Con el acompañamiento personalizado de una tutora, con quien trabajan los distintos aspectos de su vida personal y social, con el apoyo grupal y del terapeuta de drogas. Además con un seguimiento psicológico, cada uno de ellos que culmina su proceso en este taller alcanza la necesaria autonomía para proseguir su camino, ya insertado plenamente en la sociedad.

Se realizaron cursos de cocina y pastelería a más de 120 familias de personas vinculadas al mundo delictual. Además del trabajo personal, de asesoría en temas familiares, legales, de organización de recursos, etc., la tutora de cada una de estas familias incorporó a su tarea algunos cursos de capacitación Sence.

Por otra parte en la casa de Acogida de Puente Alto se recibieron a 30 niños extremadamente vulnerables, impartiéndoles educación, formación y valores cristianos, acogiéndolos con amor, cariño y respeto. En el programa El Sendero del Monte se rehabilitaron a más de un centenar de personas con seria adicción a las drogas, acompañándolos personal y profesionalmente en este proceso. Si consideramos que como promedio cada uno de estos beneficiarios tiene una familia con 3 miembros más aproximadamente, podemos concluir que este año por nuestra institución pasaron alrededor de 900 personas, para un proceso de rehabilitación y reinserción e inclusión social.

Queremos compartir con ustedes estos logros que van en directo beneficio de nuestra sociedad al contribuir de esta manera con la disminución de la delincuencia en nuestro país y con la inclusión de estas personas, marginadas desde el principio de sus vidas, marcadas por el dolor, abandono y la desesperanza.

Quisiera dar las gracias y que la generosidad que con tanto cariño nos han entregado, el Niño Jesús se las devuelva con creces en gracias y bendiciones a cada uno de ustedes y sus familias.

Consuelo Correa de Eguiguren
Vice Presidenta Fundación Paternitas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *