Entrevista: “La evolución de los chicos es tremenda, tremenda. Me siento como la mamá de ellos, con el pecho inflado”

La encargada de gestión laboral, intermediación y colocación laboral Mariella Fabbri, ha vivido en primera persona la evolución de los jóvenes que buscan una nueva oportunidad laboral. Aquí nos cuenta su proceso y hace un fuerte llamado al compromiso de todos.

¿De dónde vienen los chicos que llegan al Apresto laboral?

Hay de todo, hay chicos que vienen de la red del Sename, hay otros chicos que efectivamente estuvieron privados de libertad, tienen 19 o 20 años, que acaban de salir de la cárcel y que se acercan acá, hay otros que llegan solos y que vienen porque quieren trabajar. Pero nosotros le decimos que para trabajar tienen que pasar por un proceso. Porque para que ellos estén avalados por la fundación, tienen que pasar por el proceso de capacitación integral.

¿Qué es el apresto laboral?

Les enseño a cómo enfrentarse en una entrevista de trabajo y todo tipo de habilidades blandas: a expresarse mejor, también la comunicación no verbal, como el tema de las posturas y todo eso. En otra sección les enseño a armar un curriculum, la carta de presentación y cómo enfrentarse a una entrevista de trabajo. Es decir “yo me la puedo, yo sé, este cupo es mío. Cómo convenzo al empleador de que a mí me tiene que elegir”, así les enseño, bien “al callo”. No hay mucho tiempo, yo tengo dos semanas. En ese lapso tengo que conseguir que si alguien viene como “pollito”, logre tener personalidad. Después soy la que voy con ellos a la entrevista de trabajo.

Dentro del Apresto Laboral también invitamos a tres entidades de Gobierno: El Registro Civil, que enseña a los chicos la importancia de los certificados y todo lo relacionado sobre ellos; el Servicio de Impuestos Internos, que les muestra  cómo iniciar actividades, para aprender a boletear si es necesario o incluso a emprender; y por último Sercotec, que les instruye para gestionar una idea de negocio. Al final del curso hay una evaluación, un examen oral donde deben ir formales y los evalúa una comisión.

¿Es difícil el proceso? ¿Qué herramientas ocupas?

Soy bien estricta en ese sentido, les enseño y el día de la entrevista los acompaño y me quedo callada. Lo único que hago es presentarlos. Por ejemplo: “ella es Nicole, la chica que te quería presentar”. Voy evaluándolos, para ver qué aprendieron. Cuando salimos le digo: “deberías haber sido más segura o deberías haber hecho esto o lo otro, etc.” Le sigo haciendo coaching.

¿Cómo manejas la frustración cuando no quedan en el trabajo?

En el equipo de jóvenes y en el equipo de los adultos, trabajamos con psicólogos. En este caso es Danitza Ruiz. Acá hay dos psicólogas es Danitza y  Daniela, esta última es la que hace la relación con las redes, ella es la que capta a los chicos y ella tiene relación con los delegados. Además está Remigio, que es terapeuta y él ve todo el tema del consumo de drogas. Él los ve el lunes en la mañana para ver cómo estuvo el fin de semana y los ve el miércoles para hacer distintas actividades con ellos. Así los chicos van recibiendo información, contenido, van aprendiendo, a la vez que se les va tratando emocionalmente.

¡Contención a full!

Sí, de repente pasa que no sé, cinco de la tarde los chicos ya se fueron, pero alguno tuvo un problema y de repente llaman a la Danitza: “Tía estoy mal” y la Danitza los calma, los contiene. Ese es su trabajo. Este es un trabajo integral, que vaya más allá del horario.

¿Qué debes hacer luego del apresto Laboral?

Luego del apresto, empieza mi búsqueda de cupos laborales. Entonces ahí voy gestionando  en restaurantes, empresas, cadenas de comida, por ejemplo.

¿Qué pasa después, cuando quedan en el trabajo?

Les vamos haciendo una evaluación de desempeño, voy hablando con los empleadores. Nunca los dejamos solos. Incluso tenemos gente que lleva unos seis años acá.

La tendencia hoy es a pedir más condenas efectivas para los jóvenes transgresores de la Ley ¿Crees en la reinserción social? ¿Qué les dices a estas personas?

Existe, totalmente. Pero para creer en la reinserción hay que crear hábitos también, es un proceso y para que el porcentaje de reinserción sea cada vez más alto, tiene que existir  un trabajo de políticas públicas, que hable de la educación, de la salud. Yo a las personas que no creen en la reinserción les pregunto: ¿Qué está haciendo usted para bajar los niveles de la delincuencia? ¿Usted como chileno, como empresario? porque es fácil decir “Pongamos más drones, construyamos más cárceles”, pero la pregunta es ¿Qué está haciendo usted?  Y ahí me dicen: “Nada”. “Ya, entonces si usted quiere bajar las tasas de delincuencia dele la oportunidad a una persona” y me dicen: “Pero con una persona no va a bajar la delincuencia”, pero yo les digo si usted ayuda a una, el otro empresario ayuda. Si a usted le funciona una persona, después va a querer dos, tres, cuatro y claro que puede llegar a bajar. Quizás los números van a ser mínimos, pero hay que partir por algo. Finalmente todos alegamos que no hay mano dura, que la puerta giratoria ¡Qué sacamos con meter más personas a la cárcel si todos sabemos que esa es la Escuela de Criminalidad N°1! Adentro de la cárcel es donde aprenden y donde se profesionalizan. Ahora claro, estoy de acuerdo que hay delitos y delitos y que hay que cumplir condena. Debemos preguntarnos ¿usted como ciudadano qué hace para bajar las tasas de delincuencia?” Todos podemos hacer algo, todos debemos hacernos cargo.

¿Cuál es tu percepción sobre la empresa, tu balance, es positivo o negativo?

Súper bien. En general mi percepción del mundo privado es positiva, pero no ha sido lo mismo en el sector público, ahí  es otra cosa. Fui a dos municipalidades porque hay un chico que hizo un taller de gastronomía, pero él lo único que quiere es trabajar en la basura, quiere trabajar en los camiones y todo el cuento. Y he recorrido un montón, fui a tres municipalidades y sabiendo que él viene de una situación especial, que no tiene octavo básico cumplido, pero que está en una situación especial, por así decirlo. Y me dijeron que no, porque para ser parte, tiene que registrarse como funcionario público y para ser funcionario público tiene que tener un montón de antecedentes. Yo lo entiendo perfectamente, pero ¿qué pasa con la mirada que el sector público le da al ciudadano que hay que reinsertar? Si no fuera por los empresarios no sé  qué haríamos nosotros.

Cuéntanos un caso de empresa…

Encuentro lindas algunas cosas que pasan allí, por ejemplo, en Sangucherías Soler, Gonzalo me dijo:” Mariella ven, nosotros somos una empresa familiar, ven pero sin compromiso” Fui, y me dijo: “Es que Mariella esto, imagínate delitos de robo, Mariella y cómo”, ¡Probemos! le dije, “probemos, yo estoy acá atrás, estoy detrás de él. Si funciona maravilloso y si no, muchas gracias por la oportunidad”. Así recibió a uno, que no funcionó porque vivía muy lejos y no siguió. Pero Gonzalo me dijo: “Ya entendí este sistema, vamos con otro, alguno va a funcionar”. Y funcionó, después lleve a otro que es el Johan y está feliz, lleva dos meses trabajando con contrato, partió de miércoles a viernes y ahora le agregaron lunes y martes. Partió como copero y ha ido avanzando, Gonzalo va abrir otro local y quiere que le mande otra persona. Entonces tú dices, no creía y mira, pero finalmente es la gente la que te tiende la mano.

¿Cuál es la percepción de la evolución de los muchachos?

La evolución de los chicos es tremenda, tremenda. Yo lo veo desde lo que yo les enseño y luego, cuando los acompaño a las entrevistas, me siento como la mamá de ellos, con el pecho inflado. Me siento pagada, estar ahí en la entrevista y ver cómo se “venden”, te juro que me salgo y me pongo a llorar. Que gratificante ver a un cabro que ni siquiera se podía parar arriba de la vergüenza, porque ensayábamos la presentación. O cómo van a la entrevista de trabajo todos formal, se consiguen ropa para ir bien presentados. Yo les digo: “chicos, no es necesario gastar plata”. La gratificación de verlos a ellos tan contentos y que te agradezcan y te digan: “Tía, estoy tan contento, voy a seguir así”

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *