Humus de autenticidad

Señor Director:

La percepción generalizada de la ciudadanía de que el trabajo de una gran mayoría de los parlamentarios es de los más inútiles, generando la mayor y más descomunal sangría económica para el país, al tiempo que no representan a los chilenos, debería llevar a los que ostentan esos cargos a reevaluar lo que hacen, determinar nuevas y atractivas metodologías de servicio y, por sobre todo, a conectarse más con el alma del pueblo sufriente y necesitado.

Los candidatos que arrasaron en votación a muchos de sus colegas se destacaron, entre otras cosas, por la cercanía con la gente, su transparencia y sinceridad para abordar los temas que interesan realmente, la coherencia, el afecto entregado, la sonrisa sincera, la mirada limpia y, más importante todavía, una actitud desprovista de soberbia, autocomplacencia o autorreferencia.

Al igual que ese humus de neblina, extendido y perceptible sobre la superficie de la tierra, el corazón humano distingue claramente, del oportunista y aprovechador, al que es auténticamente bondadoso, compasivo, con ternura muchas veces, empático ante el dolor y las fatigas de la gente común, despierta las adherencias más íntimas y férreas, pues no son otras distintas a la búsqueda y sentires del alma.

Aprovecho, en un sentido amplio y libre, la preciosa cita de San Ignacio de Loyola: “No el mucho saber harta y satisface el alma, sino el sentir y gustar las cosas internamente”.

Pbro. Nicolás Vial Saavedra
Presidente Fundación Paternitas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *