Entrevista en El Mercurio de Valparaíso al Padre Nicolás Vial, por el tema libertades condicionales.

El revuelo de la sociedad chilena tras la liberación tiene un germen populista

Sagradamente, todos los días miércoles el sacerdote Nicolás Vial Saavedra, presidente de la fundación Paternitas, se levanta a las 6.30 de la mañana para iniciar su recorrido por los diversos centros penitenciarios capitalinos ubicados en las comunas de San Bernardo y Puente Alto, donde además de entregar una orientación espiritual, se preocupa de contener a los privados de libertad en sus momentos más críticos, tratando de aminorar la rabia que muchas veces sienten en contra del actual sistema penitenciario.

Gracias a su trabajo en las cárceles nacionales, el presbítero se ha definido como un “convencido en la reinserción social y laboral de los reclusos”, etapa en la cual, según su opinión, es fundamental el apoyo familiar tras la liberación de los reos.

“La fundación nació en el año 1991 justamente para atender a la gente que se encuentra privada de libertad, pero nunca pensando solamente en ellos, sino que también en sus familias, pues ahí se genera el conflicto social, ya sea por problemas afectivos o por una escasa presencia paternal. Es por eso que entregamos un servicio a las familias, para que aprendan a generar un proyecto de vida para la persona que busca reintegrarse a la sociedad tras su paso por la cárcel”, declaró el padre Nicolás Vial.

– ¿Cómo califica el revuelo que ha causado en la sociedad chilena la liberación de un importante número de reos?

– A mí me parece que debiese haber muchísima más gente con este beneficio de libertad condicional, pues personalmente me parece que el revuelo de la sociedad chilena tras la liberación tiene un germen populista, no tiene razón de ser y se hace un escándalo de esta magnitud ignorando el trabajo de instituciones como Paternitas, que lo hacen en forma seria y con gran responsabilidad para que esta gente tenga verdaderas herramientas para reinsertarse. En este sentido, yo creo que cuando hay un trabajo serio, la comunidad debe dar gracias cuando los reos son liberados, pero hoy en día la sociedad está totalmente impregnada de crónica roja y no de azul, porque lo que vende no es la reinserción o el buen trabajo de un reo tras su liberación, sino que cuando comete un delito.

– ¿Qué porcentaje de reos apadrinados por la fundación Paternitas logra una reinserción real y positiva en la sociedad?

– De acuerdo a estudios externos a la fundación, el 71% de los reos se reinsertan de manera exitosa en la sociedad, desde el punto de vista laboral, social y a veces educacional, y este es un logro muy importante, pues de cada 10 reos, 7 dejan atrás la delincuencia porque se les ofrecieron las herramientas necesarias para reinsertarse y también porque la empresa los recibió como un elemento capacitado y que puede aportar con sus conocimientos al progreso.

– Según su experiencia, ¿qué nos falta como sociedad para apoyar la reinserción de los reos?

– Nos falta conocer estas cifras que son exitosas, nos falta conocer el trabajo de instituciones serias al interior de las cárceles, y no solamente quedarnos en los crímenes de crónica roja, en el delito o en las reincidencias que aparecen como si fueran la única realidad, pues ese no es el Chile real, pues para mí es mucho más peligroso prolongar un estado de hacinamiento en los reos que otorgarles la libertad.

“Para mí es mucho más peligroso prolongar un estado de hacinamiento en los reos que otorgarles la libertad, y eso debe entender la sociedad”

Link Noticia: Click Aquí

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *